La libertad, a punto de estallar…

En 1945, el mundo era otro…La guerra había usado, por segunda vez, el término Mundial. Los regueros de sangre iban rectos, sin torcerse -como siempre- al Mar del Olvido, el único basurero que no mancha el alma. En 1945, después de Declaraciones de Palacio, Naciones Unidas, Teherán, Dumbarton Oaks, Yalta…¡San Francisco!. Un puñado de naciones…