Tristes armas / si no son las palabras…

Es probable que nuestra especie sea una casualidad, un juego que le salió mal a la evolución. A las últimas criaturas en llegar a este planeta- léase nosotros- se les otorgó inteligencia. Además de considerarnos por nuestros méritos “una anormalidad ambiental” , insistimos en demostrar aquello de “es posible que estuviera previsto que otorgar inteligencia…