Si el periodismo, en España, está muerto…¿de qué viven los periodistas?

Asociación de la Prensa de Madrid (APM), veintiocho de enero de 2011, el otro día. A la misma hora, siete de la tarde, la incertidumbre seguía avanzando en Túnez y Egipto. Yemen presentaba ya signos de inquietud y alboroto. Nosotros hablamos de “Periodismo y Publicidad”, en un Laboratorio que trata de analizar los problemas y retos de una profesión que, tal vez, aquí ya no existe.

Bernardo Díaz Nosty destapó la caja de los truenos cuando recordó que el periodismo, en España, ha perdido la credibilidad, su primer activo. Luego habló de degradación, presencia de anunciantes sobre agenda, productos contaminados…Su Déficit Mediático. Donde España no converge con Europa, encima de la mesa, a debate.

Mas allá del periodista/anuncio- Nativel Preciado lo define como periodista al servicio de una marca- está, en mi opinión, el medio/anuncio; peor aún: el medio/institución.
Dos horas de debate dándole vueltas a una profesión que, tal vez, en España hemos perdido. Sí Díaz Nosty tiene razón, hay que acudir, con urgencia, al rescate de los valores que nos prestigian. Mientras , en un ejercicio de honestidad, podríamos denunciar que nuestra libertad de información está secuestrada, que hay garantías constitucionales que son “papel mojado”, que ésta crisis, también, es muy profunda.

Quería grabarle a Bernardo Díaz Nosty su opinión sobre publicidad institucional/independencia. Jorge del Corral , uno de los mas firmes defensores de la televisión pública española sin publicidad, apareció en escena. Para el secretario general de la Unión de Televisiones Comerciales Asociadas, UTECA, aquí, en España el periodismo “por intereses se lo han cargado, se lo han cepillado”

UTECA, en lo de la publicidad, se llevó el gato al agua. Confiemos en que no ocurra lo mismo con el Consejo Audiovisual: no confundamos dictadura con democracia. Tampoco información con publicidad o propaganda.

Be Sociable, Share!

Acerca de Isabel Paz

Periodista Trabajos Divulgación Científica: "2.mil" (TVE), "Tiempo del Sistema Solar" (TVE), "Nos vemos en Marte" , "Magistrales"

3 comentarios en “Si el periodismo, en España, está muerto…¿de qué viven los periodistas?

  1. Este señor, Jorge del Corral, cumple su papel de guardian de los intereses de quien le paga. Habla con la seguridad de quien está acosumbrado a que no le lleven la contraria (al jefe siempre se le da la razón), aunque argumente su falaz posición calificando de “falacia” todo aquello que no encaja en su empresarial esquema. ¿Servicio público? ¿una televisión privada, sujeta al interesado devenir de la invisible mano de los mercados publicitarios, un servicio público? ¡falacia! (no faltaba más)
    En cuanto a Díaz Nosty, mejor que no preguntarle sobre “publicidad institucional/independencia”, no sea que se le escape lo que él entiende por independencia. Salvo que se le haya olvidado su experiencia en Fundesco, y entonces dirá cualquier cosa…

  2. ¿Te has visto las últimas ediciones de La Noria? Esto explica por qué las televisiones privadas no quieren someterse a ningún control democrático. Estoy completamente de acuerdo, están equivocando Dictadura con Democracia. Otra cuestión: si estos asuntos se elevan a los Tribunales, flaco favor hacemos a la Justicia. ¿Cuántos años tardarían en resolver y a cuántos ciudadanos estarían colapsando?
    Las televisiones comerciales se declaran partidarias del tráfico de “basura social”. Ese negocio, como el de sustancias prohibidas, debe de ser estrechamente vigilado.

  3. A mí el CEMA no me parece mal, dentro del modelo de coregulación que existen en Europa. Por supuesto, no hace desaparecer la autorregulación, prioritaria a mi modo de ver, donde el Colegio profesional es la figura indispensable para hacer posible la observancia de los deberes de los periodistas y defender sus derechos.

    El CEMA es como todo, bueno o malo según el uso que se haga de él. Hablar de censura es extralimitarse. La libertad de expresión tiene sus límites y hay que saber aplicarlos. Lo ideal, como siempre, es que cada cual en sí mismo, y el colectivo profesional en su conjunto, sepan donde quedan esas limitaciones. Las identifiquen y las hagan valer.

    Las empresas comunicativas aquí han de colaborarno imponer su particular parecer, que tantas veces se aleja del interés general. De ahí la importancia de que el profesional sea autónomo y no tenga que aceptar cualquier cosa que se le diga, supeditándose a ella por miedo al despido. De este modo, la coregulación no será necesaria, y, llegado el caso, tampoco el derecho. Ética y deontología pueden ser suficientes para saber, aceptar y aplicar, en todo caso y situación profesional, el modo correcto de obrar. Pero hay que comprometerse con honestidad, la que merecen los ciudadanos.

    Un abrazo,

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>