apod

Gemínidas ¿un asteroide?

Sí, las Gemínidas es la lluvia de estrellas más espectacular y abundante del año. También la que tiene mayor actividad ¿Un asteroide que trae cola?

 

Gemínidas sobre el Teide, Tenerife. Islas Canarias
Imagen astronómica del 17 de diciembre de 2013, APOD-NASA. Es una composición de la lluvia de estrellas fugaces Gemínidas sobre el Teide (Tenerife, Islas Canarias) de 2013. Se obtuvo a partir de imágenes tomadas entre las 4:40-07:00 UT del 14 de diciembre 2013 desde el Observatorio del Teide (Instituto de Astrofísica de Canarias, IAC), en el momento de la máxima actividad de las Gemínidas. Sobre el volcán aparece la constelación de Orión, a la izquierda se encuentra Sirio, la estrella más brillante del cielo. Las imágenes fueron registradas siguiendo el movimiento de las estrellas, de modo que las trayectorias de los meteoros muestran una convergencia hacia la parte superior, donde estaba el radiante. En la imagen final se ha incluido, como base, una de las imágenes de la secuencia con el Teide. Aunque el campo angular no era amplio, debido a las excelentes condiciones atmosféricas del Observatorio del Teide se han registrado unos 50 trazos de Gemínidas (meteoros). J.C. Casado tierrayestrellas.com, IAC.

 

Pero, sobre todo, las Gemínidas se diferencian de las demás lluvias por su exclusivo progenitor: un asteroide. Se trata de 3200 Phaethon. El extraño cuerpo, descubierto hace tan sólo treinta y un años, es el candidato a padre mas probable de las fugaces.  La “paternidad” se confirmó después del hallazgo del presunto asteroide. Ocurrió durante la búsqueda de objetos en movimiento que hacía IRAS (INFRARED ASTRONOMICAL SATELLITE). El resto de las lluvias de estrellas proceden de cometas. Aún hoy y, después de una observación reciente, en 2009, con las sondas STEREO– (Solar Terrestrial Relations Observatory), los astrónomos mantienen hipótesis diferentes ante el comportamiento de Phaethon. Puede que estemos ante un “cometa rocoso”. En este caso, habría desarrollado una cola cometaria compuesta por escombros que justificaría la caída de meteoros a la Tierra. Sin embargo, en su arriesgada aproximación al Sol, los observadores se dieron cuenta de que no arrojaba el polvo suficiente como para producir las Gemínidas. Mientras los investigadores intentan identificar el cuerpo del “delito”, aquí en la Tierra disfrutamos de un espectáculo celestial. No sabemos hasta cuando, ignoramos los años de vida que le quedan a Phaethon, tal vez un cometa con cola…

Teide, Constelación de Orión y Júpiter.
Imagen de varios trazos de Gemínidas (meteoros) observada desde el Observatorio del Teide (IAC), la madrugada del sábado 14 de junio de 2013. El telescopio que se observa en primer plano es el OGS (ESA). Justo encima del Teide, la constelación de Orión. El punto más brillante, en la parte superior de la imagen es el planeta Júpiter.
 

Para lugar oscuro y transparente, el Parque Nacional del Teide, en Canarias. El volcán parece construido y dispuesto para que los destellos fugaces puedan representar adecuada y oportunamente su obra. La ves en el cielo y te conmociona en la Tierra.

El próximo 14 de diciembre, la  lluvia periódica, alcanzará el máximo. A las 12:00 UT, tenemos de cita con los puntuales meteoros. En Europa, la noche del 13 al 14 -especialmente la madrugada del 14- hay que reservarla para Phaethon,  tan brillante como el hijo de Helios. La Luna, en cuarto menguante, saldrá sobre la medianoche. Si estamos en un lugar oscuro, el satélite no deslucirá el espectáculo.

Las llamadas ‘estrellas fugaces’ son en realidad pequeñas partículas de polvo de distintos tamaños, algunas menores que granos de arena, que van dejando los cometas a lo largo de sus órbitas alrededor del Sol. La corriente de partículas resultante (llamados meteoroides), debido al “deshielo” producido por el calor solar, se dispersa por la órbita del cometa y es atravesada cada año por La Tierra en su órbita alrededor del Sol. Durante este encuentro, las partículas de polvo se desintegran al entrar a gran velocidad en la atmósfera terrestre, creando los conocidos trazos luminosos que reciben el nombre científico de meteoros. Esto es cierto para la mayoría de lluvias no así para las Gemínidas, pues no existe ningún cometa que coincida con la trayectoria de la nube de “escombros” (Miquel Serra Ricart, astrónomo IAC)

Be Sociable, Share!

Acerca de Isabel Paz

Periodista Trabajos Divulgación Científica: "2.mil" (TVE), "Tiempo del Sistema Solar" (TVE), "Nos vemos en Marte" , "Magistrales"

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>