EL TEIDE, LA ERUPCIÓN DE COLÓN

 

Cristóbal Colón, en su viaje hacia el Descubrimiento, vio llamas en la montaña o sierra de Tenerife. Navegaba desde La Gomera a Gran Canaria, de noche ¿ Fue la última erupción del Teide?

Observatorio del Teide (IAC), 26 de septiembre de 2015. Preparamos la retransmisión del Eclipse de Súperluna para sky-live.tv. Llevamos cuarenta y ocho horas conviviendo con El Teide, un vecino joven y próximo. Imponente. Es verdad que la tercera estructura volcánica más alta del planeta, después de Mauna Loa (4169m) y Mauna Kea (4206m) -ambos en Hawai- tiene lo suyo. El carácter de nuestro amigo le otorga una serie de cualidades específicas que lo hacen original. Se expresa con firmeza y dignidad. Si utiliza la cara amable, resulta acogedor. En su punto mas íntimo -3718 m de altura-, en plena depresión topográfica circular por la que imaginamos un día vomitó humo, ceniza, lava y otras materias, en el cráter, pasamos una noche irrepetible. Esperábamos el amanecer para verlo levantarse. El Teide despierta, cada día, con el orto solar para acostarse, en el ocaso, con el Sol. Se manifiesta en forma de sombra, un lenguaje  que juega con perspectiva y horizontes libres.

sombra_teide278 copia
Antes de la salida del Sol, una banda azulada y oscura se pone en el horizonte: es la proyección de la sombra de la Tierra. A medida que transcurre el tiempo, mengua y pierde altura. Desaparece. Sobre la sombra terrestre hace acto de presencia una zona del cielo de color rosado: es la luz solar dispersada en la alta atmósfera. Pico Viejo, el compañero inseparable del Teide, comienza a mostrar su espectacular rostro. JC CASADO
sombra_teide620 copia
La sombra del Teide aparece súbitamente como un triángulo de color azul oscuro: es el momento del orto solar o salida del Sol por el horizonte. Emerge, proyectándose contra la atmósfera y alcanza en poco tiempo una gran definición en su forma. JC CASADO
sombra_teide900 copia
A medida que el Sol se eleva en el cielo, la silueta se retira para aproximarse a la isla de Tenerife.  Pico Viejo (3135 m), comparte historia eruptiva con El Teide; son pareja de hecho y tienen un crecimiento casi sincrónico. El cráter más grande de Canarias se deja acariciar por la sombra. La Gomera, situada a unos 80 kilómetros de distancia, forma parte de una función que se representa, dos veces al día, en la cumbre de un edificio que se eleva 7.718m desde el fondo marino. JC CASADO

El volcán puede cambiar de rostro en tan sólo unos minutos. Es conocido el terror que producía en los guanches el habitante de Echeyde (Teide); no era otro que Guayota, El Maligno. Alexander von Humboldt, se fijó en aquel ser de índole perniciosa y anotó que los aborígenes creían que cuando se “enojaba escupía llamas, llevando a la desolación y a la muerte a los seres humanos”. La excepcionalidad científica de Humboldt, no hace sombra a su agudeza y sensibilidad a la hora de describir el entorno.

Relatos de testigos oculares, navegantes sobre todo, ayudaron a construir una leyenda que, tal vez,  no fue tan negra. Uno de ellos fue el testimonio de Cristóbal Colón cuando desde el Viejo Mundo viajaba hacia el Nuevo. Navegaba la noche del 24 de agosto de 1492 desde La Gomera a Gran Canaria. En la travesía observó grandes llamas en la montaña o sierra de la isla de Tenerife. El episodio recogido, a falta del manuscrito original, por Fray Bartolomé de las Casas y su hijo Hernando Colón resultó ser una prueba indiscutible que sirvió para acreditar, durante siglos, la agitada vida del volcán. La erupción que vio Cristóbal Colón, de hecho, era la última del Teide de la que teníamos noticias. Llevaba el aval del Gran Almirante.

Estudios geológicos y volcanológicos en el sistema de dorsales-Teide, en Tenerife, nos permiten, ahora, pensar que la erupción de las Lavas Negras quizá no fue la contemplada por Colón. Si la datación por C14, 1240+-60 años, resulta la acertada, es obvio, que la cronología de Las Lavas Negras no encaja  con el viaje del Descubrimiento. Juan Carlos Carracedo y los autores del trabajo de investigación “La Erupción que Cristóbal Colón vio en la Isla de Tenerife (Islas Canarias), así lo afirman.  Un cono estromboliano, humilde y discreto, comparado con la montaña que pasó por ser la más alta del mundo conocido hasta que Mont Blanc le arrebató el título, podría ser el protagonista del espectáculo de aquella noche, cerca de Tenerife “De cuya cumbre, que es altísima, se veían salir grandísimas llamaradas de lo que maravillándose su gente les dio a entender el fundamento y la causa de tal fuego, aduciendo al respecto el ejemplo del monte Etna en Sicilia, y de otros muchos montes, donde se veía lo mismo” . La descripción de Hernando de Colón se referiría a Boca Cangrejo (Carracedo et al., 2007). El cono está en la Dorsal NO, a unos 2Km al Sur de Chinyero -volcán surgido en la erupción de 1909- y tiene una altura de 1580m ¡2138 menos que nuestro vecino!

 
Durante nuestra estancia en La Rambleta -cráter de unos 850 m de diámetro y 3565 de altitud sobre el que surgió el Pico-, dispusimos de “noche libre” en lo geológico y astronómico. La luz de la Luna iluminaba las escorias volcánicas oscuras de las Lavas Negras que nos rodeaban ¿La erupción de Colón? Desde este lugar, convertido en base superior del Teleférico del Teide, experimentamos la sensación de asomarnos al Universo. La Vía Láctea se mostró muy próxima. Las fumarolas que surgían de la cima actual, El Pico – cráter de unos 80 m de diámetro y 3718 de altitud- también llamado Pilón o Pan de Azúcar, impregnan de olor a azufre la atmósfera. Juan Carlos Casado colocó una de sus cámaras cerca del último cráter del Teide.  

Mi agradecimiento a José Luis Barreda, geólogo capaz de narrar la Historia de la Tierra con tanta emoción como conocimiento. Barreda revisa la segunda edición de la Guía Geológica del Parque Nacional del Teide. Cree que sólo un estudio en profundidad “Descubrirá los Teides que oculta el actual Teide”. Sobre la erupción que vio Colón, tiene dudas aunque, de momento, toma como referencia Boca Cangrejo, cono que surgió “como cualquier día va a surgir otro”. 

isabelcasado
En la cumbre, con Juan Carlos Casado. Los gases sulfurosos que emiten las fumarolas tiñen zonas de color amarillo-verdoso. Aquí arriba todo está alterado por los gases permanentes que emanan del volcán, nuestro “amigo”.El suelo blando estaba caliente y húmedo. 
Be Sociable, Share!

Acerca de Isabel Paz

Periodista Trabajos Divulgación Científica: "2.mil" (TVE), "Tiempo del Sistema Solar" (TVE), "Nos vemos en Marte" , "Magistrales"

Un comentario en “EL TEIDE, LA ERUPCIÓN DE COLÓN

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>