¿Pierden el “Norte” las focas?

Imagen: Ricardo Bascoy/CEPESMA En 1951 apareció en la ría de Avilés (Asturias), una foca. La adaptación del animal a su nuevo hábitat resultó un éxito: se quedó ciento veintisiete días. Una mañana, los lugareños descubrieron que se había ido para siempre. La pérdida la compensaron, en mi pueblo, con un monumento a la foca “amiga”….