Carbón: ¿quién tiene las llaves del polvorín?

Imagen: Plataforma de apoyo

En las minas, están en manos del departamento de Seguridad. Tú no puedes acercarte, la distancia de control es muy estricta: doscientos metros. Deducimos y comprendemos que la dinamita tiene que estar bien custodiada. Por desgracia, del 11M y otros malditos sucesos, hemos aprendido todos.

Pero hay otras mezclas explosivas de “nitroglicerina” con un “cuerpo” explosivo muy “poroso”: los impactos mediáticos. En el manejo de estas fórmulas te puedes especializar con gran facilidad. En algún caso, incluso, hay analfabetos que consiguen convertirse en auténticos expertos en la materia. En este campo del “desconocimiento”, sorprendentemente, no hay paro. El secreto del éxito consiste en conseguir que un “titular” explote. La suma de palabras bien seleccionadas se agita y , pasados pocos minutos, explota. Si sigues cuidadosamente los pasos, no falla. A nada que practiques, aseguras que tú acción jamás resultará inerte, incapaz de reaccionar.

Los graves incidentes de ayer, en Madrid, fueron utilizados por voraces profesionales. Esperanza Aguirre es un buen ejemplo. Aún no le ha costado el puesto.

Miles de imágenes, testigos presenciales o medios de comunicación permiten una minuciosa reconstrucción de los hechos. Los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado están quedando muy mal ante la opinión pública: no han informado con veracidad de lo ocurrido.  La Corte de filibusteros del Gobierno de la Comunidad de Madrid ha probado fórmulas antidemocráticas de intoxicación masiva. De los “antisistema” a los “minoritarios” y de ahí a la compleja y oscura retahíla de organizaciones.

Todo ese “paquete” explosivo se preparó para que reventara en la cara de los mineros, en las marchas del carbón. El cóctel, hay que admitirlo, dio buenos resultados: neutralizó la mayoritaria voz de la calle y criminalizó a un sector de trabajadores que llegó andando a Madrid, con la camisa rota y ganó la batalla de la opinión pública y el respeto de varios “Santiago Bernabéu” llenos hasta la bandera. Hubo hasta himno, el de Santa Bárbara Bendita. 

Los “terroristas de los titulares” contribuyen a proyectar una imagen de España indeseable: la de la Dictadura.

Sabemos quien tiene las llaves de este “polvorín”

Imagen: Lorena Fernández

Gracias por todos los testimonios recogidos en la página de Facebbok de la Plataforma de apoyo  

Imprescindible: Periodismo Humano

Be Sociable, Share!

Acerca de Isabel Paz

Periodista Trabajos Divulgación Científica: "2.mil" (TVE), "Tiempo del Sistema Solar" (TVE), "Nos vemos en Marte" , "Magistrales"

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>